Bien Rico

Curso GRATUÍTO De Cocina ¿Crees Que Sabes Cocinar Patatas? Yo No Me Lo Creo Todavía

Y vamos con la siguiente entrega de nuestro curso básico de cocina, en este caso hablaremos de patatas, cómo no Veremos cómo cocerlas y cómo freírlas y cómo escoger las patatas más adecuadas dependiendo el fin con el que se van a utilizar. Puede que esta información os parezca ridícula o poco útil, pero creedme que es más valiosa de lo que podría parecer en un principio. Espero que os sea de gran ayuda.

Primero vamos a ver cómo hacer para obtener unas patatas fritas perfectas, muy crujientes por fuera y bien tiernas por dentro.

LA ELECCIÓN DE LA PATATA

Cómo era de esperar, el primer paso a la hora de hacer unas patatas fritas bien crujientes es escoger bien el tipo de patata puesto que no todas son válidas para freír.  Muchos comercios no suelen especificar el tipo de  patata que están vendiendo así que lo mejor que podemos hacer es preguntar.  Las variedades más indicadas para freír son Spunta, Monalisa, agria, Caesar, Bintje, Nagore o Baraka.

Puede que la persona que está al cargo de la tienda desconozca el tipo de patata que está vendiendo, en ese caso nos podemos decantar por una patata nueva o temprana.  Las patatas que son más nuevas tienen menos cantidad de almidón y eso hará que luego queden más crujientes. Las que son más viejas o tardías o semitardias tienen mucha más cantidad de almidón.  Y por otro lado, las que tienen la piel roja son específicas para cocer, suelen quedar blandas y un poquito dulces cuando las fréimos y por ello no son las más indicadas.

QUITAR EL EXCESO DE ALMIDÓN

Lo siguiente que tendremos que hacer ahora es retirar tanto almidón como sea posible. Para ello lo que tenemos que hacer es muy sencillo. Simplemente colocaremos las patatas ya peladas y cortadas en un cuenco y las cubriremos con agua.  Añadimos un chorrito de vinagre, que puede ser de cualquier tipo, yo solo utilizar vinagre de sidra de manzana, y dejamos que repose así diez minutos.  Poco a poco irá la patata soltando el almidón y veremos que el agua se pone turbia,  esto es normal así que no os preocupéis.  Transcurridos los diez minutos, retiramos el agua y las secamos un poquito con un papel de cocina.  No es necesario que las sequéis una a una, basta con retirar la mayor parte de agua. Si queréis las podéis poner también en un escurridor.

Y listo. Ya hemos retirado gran parte del almidón y las hemos secado un poquito por lo que ya podemos proceder a freírlas.

FRITURA

Coloca una buena cantidad de aceite en una sartén u olla.  Yo prefiero hacerlo en una olla porque en un espacio más reducido echo menos aceite y desperdicio menos y así consigo en cierta medida, un efecto freidora.  Podéis hacerlas en una sartén normal y corriente de toda la vida, por supuesto.

Cuando el aceite esté bien caliente, que no humeando porque un aceite que humea es un aceite quemado, echa las patatas.  No eches muchas patatas a la vez en la sartén porque en ese caso se cocerán en lugar de freírse. Lo importante es que las patatas queden rodeadas por todos los sitios de aceite y que bailen un poquito en la sartén, que tengan espacio entre ellas. Así conseguiremos una fritura más uniforme. Si queréis podéis hacer una cantidad grande de patatas en dos tandas o freir todas a la vez en una tanda grande y cuando ya estén muy blanditas retirar la mitad de las patatas y darles una última fritura fuerte en dos tandas y así quedarán crujientes. Si en algún momento vuestras patatas empiezan a suflar, se hinchan un poco, significa que vamos por el buen camino.

EL ÚLTIMO TOQUE

Saca las patatas de la sartén con ayuda de una espumadera para retirar el exceso de aceite.  Si quieres puedes colocarlas sobre un escurridor metálico para que el aceite caiga y que queden bien sequitas.  Si no tenéis un escurridor metálico podéis colocarlas sobre un plato con papel absorbente de cocina, pero deja que repose solo unos segundos y retíraladas enseguida porque sino las patatas se reblandecen.

Añade la sal en el último momento, no eches la sal antes de cocinarlas porquehace que las patatas retengan la humedad y que por  lo tanto queden blanditas y no crujientes.

PATATAS COCIDAS PERFECTAS

Utiliza las patatas adecuadas, no todas sirven.

Al igual que sucedía con las patatas para freír, no todas las clases son válidas para cocer.  En este caso las variedades más indicadas para freír son las siguientes monalisa, spunta, kennebec o red pontiac.  De nuevo, puede suceder que en el establecimiento donde estemos adquiriendo las patatas, desconozcan cuál es la clase de patata que están vendiendo. En ese caso, escogeremos unas patatas tardías, no unas nuevas justo al contrario que cuando compramos unas para freír.

Utiliza patatas de tamaños similares

Una de las claves para unas patatas perfectamente cocidas es que utilicemos patadas de tamaño similar, así nos quedarán igualmente cocidas. Si combinamos patatas muy grandes con patatas muy pequeñas nos quedarán unas demasiado hechas, pasadas incluso y otras medio crudas. Así que es muy importante que sean del mismo tamaño más o menos.

Las patatas quedan más ricas si las cocemos enteras y con piel.

Cuando cocemos patatas, una de las claves es cocerlas con la piel porque así quedarán mucho más sabrosas.  Si las podemos ya peladas y cortadas seguramente nos vayan a quedar un poquito aguadas.   Eso sí, es importante que antes de cocerlas las laveis bien para retirar los restos de suciedad que pueda haber en la piel y que lo hagáis con agua fría para que ésta no se ablande.

Echa la sal cuando eches las patatas y no después

Lo primero que tendremos que hacer es poner el agua a hervir y cuando ya esté echando las primeras burbujas del hervor echamos la sal y las patatas y no antes.

Tiempos de cocción

  • Las patatas pequeñas-medianas tardan unos 15 o 20 minutos 
  • Las patatas medianas tardan unos 30 minutos
  • Las patatas medianas-grandes tardan unos 45 minutos
  • Las patatas grandes tardan una hora

Para comprobar que las patatas estén perfectamente cocidas lo ideal es pincharlas con un  palillo o con un cuchillo.  Si el cuchillo entra fácilmente en la carne de la patata significa que ya están listas y si por el contrario, entra con dificultad tendremos que cocinarlas por más tiempo.

¿Tapadas o no?

El resultado de nuestras patatas cocidas será el mismo tanto si las tapamos como si no. Simplemente cuando las tapemos tardarán menos tiempo en cocinarse que cuando las hagamos destapadas, es más una cuestión de ahorro energético.  En caso de que escojas cocerlas tapadas, no pongas el fuego muy fuerte para que no se rompan las patatas y si las cueces destapadas controla que las burbujas no sean demasiado grandes y que el hervor no sea demasiado fuerte por la misma razón.

Enfríalas rápidamente

Finalmente, lo que tenemos que hacer con las patatas una vez que ya están cocidas, es colocarlas en un cuenco con agua y hielo, así se cortara la cocción, se enfriarán antes y luego las  pelaremos con mayor facilidad.

Mira la receta paso a paso aquí:

VISITA MIS REDES SOCIALES

YOUTUBEhttps://www.youtube.com/channel/UC0b1Weox0l-1vdSiX-KSRqQ

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/bien_rico_sm/

FACEBOOK: https://www.facebook.com/BienRicoOficial/

¡SUSCRÍBETE! ES GRATIS

Añadir comentario