Bien Rico

Curso GRATUÍTO Para Principiantes ¡APRENDE A Cocinar De Una Manera Sencilla! (parte 1)

He decidido que voy a hacer un curso de cocina, rápido y sencillo y para toda la familia con los fundamentos más básicos. Lo voy a hacer en varias partes para que podáis ir viéndolos poco a poco porque toda la información en un solo vídeo va a ser demasiado. Si queréis, podéis guardar estos vídeos tocando el botón que tenéis aquí abajo que pone “guardar” así los tendréis siempre a mano y los podréis consultar cuando os surja alguna duda.

Cuchillos esenciales

Cuando cocinamos con frecuencia es importante contar con material de primera que nos facilite la tarea, además, al comprar instrumentos de calidad nos aseguramos que perduren en el tiempo. Hay ciertas cosas de la cocina en las que no escatimo en gastos y una de ellas son los cuchillos. Llevo con el mismo cuchillo cebollero 16 años y está como nuevo, me costó 50 euros pero el tiempo ha demostrado que fue dinero muy bien invertido. Los cuchillos que yo considero esenciales, además de los de mesa, que me gusta que sean de sierra, porque así valen para todo son el cebollero y la puntilla. Veamos cómo son y para qué sirve cada uno de ellos: 

El cebollero: También conocido como cuchillo de chef y uno de los más versátiles puesto que sirve para cortar todo tipo de alimentos: pescados, verduras y carnes. Es un cuchillo grande que hay que aprender a utilizar pero que una vez has dominado la técnica, te hace la vida mucho más fácil porque cortarás la verdura a gran velocidad. El que yo tengo mide concretamente 22 cm, sé que parece muy grande y en realidad lo es, pero como todo, es hacer a él. Una vez te hayas acostumbrado, no querrás utilizar otro.

Este cuchillo, si es de buena calidad, es caro, pero como ya os dije antes, el gasto merece mucho la pena porque tendréis un cuchillo que os durará toda la vida. Como ya os dije antes, el mío lo tengo desde hace 16 años y está como nuevo. También es ideal tener una piedra de afilar o afilador para que en el momento que veamos que empieza a cortar con dificultad, lo afilemos para que vuelva a estar como el primer día. Por otro lado, os recomiendo que lo lavéis a poder ser con productos naturales o ecológicos lo menos abrasivos posibles, así alargaremos la vida útil de nuestro cuchillo.

Puntilla: Este tipo de cuchillo se utiliza para hacer cortes más precisos, para pelar verduras, quitar imperfecciones, como las que nos podemos encontrar en las patatas e incluso, para deshuesar un pollo o unos muslos. Este es otro de los imprescindibles, de hecho, este y el cebollero son los únicos que yo tengo de gran calidad y los que uso principalmente. Son los que considero imprescindibles y en los que yo no he dudado en pagar lo que fuera necesario para tener gran calidad en mis manos a la hora de trabajar.

El resto de los cuchillos, con una calidad media, me parece más que suficiente teniendo en cuenta que apenas los uso dado que los otros dos cubre prácticamente la totalidad de mis necesidades. Los otros cuchillos que uso también con frecuencia pero que he decidido no invertir tanto en ellos son: el cuchillo de sierra para el pan y el cuchillo para el queso.

Otra cosa que te recomiendo tener en tu cocina y que sea de buena calidad es un pelador ya que es un utensilio que nos facilita mucho la tarea de pelar todo tipo de verduras y hortalizas. El pelador, además de agilizar la tarea, hace que desperdiciemos menos alimento.

Ahora que ya hemos visto cuáles son los cuchillos básicos que debemos tener en nuestra cocina, veamos cuáles son los tipos de corte para verdura y hortalizas.

Tipos de corte para verduras y hortalizas

Cuando compramos verdura, lo normal, es que venga con algo de suciedad, de tierra o de polvo. Así que lo primero que tenemos que hacer es lavarlas, tanto antes, como después de cortarlas. Si las verduras las vamos a comer crudas lo ideal sería hacer un lavado más intenso incluyendo una desinfección. En los supermercados podemos encontrar desinfectantes de verdura aunque siempre tenemos la opción de utilizar lejía para uso alimentario, un tipo de lejía que está indicada para la desinfección de alimentos o de agua puesto que no todas son válidas para ello. Sigue las instrucciones que vienen en el bote de lejía para desinfectar.

Lo habitual es que se recomiende sumergir las verduras en una mezcla de 3 litros de agua fría con una cucharadita de lejía, siempre en agua fría puesto que el poder desinfectante de la lejía se desactiva con el agua caliente. Tendremos que dejar que repose 5 minutos y luego aclarar con abundante agua para retirar la lejía por completo.

Una vez que nuestras verduras ya están bien limpias, podemos proceder con los cortes. Veamos aquí los distintos tipos existentes: 

Juliana: Uno de los cortes más habituales en nuestras cocinas. Cortar en juliana consiste en cortar las verduras, hortalizas o frutas en tiras finas. Este corte se suele emplear con cebolla, pimientos, judías verdes, puerros y zanahoria para ensaladas o elaboraciones crudas aunque también podemos hacer este corte en otro tipo de elaboraciones.

Paisana: El corte paisana o corte en dados es también uno de los más habituales. Se suele usar con patatas, calabacines, berenjena…y se suele utilizar cuando hacemos pistos, o patatas como guarnición.

Brunoise: El corte en brunoise es como el corte paisana pero en este caso, los daditos son mucho más pequeños. Lo habitual es cortar primero la verdura en juliana y luego cortar justo en el sentido contrario para que queden unos dados pequeñitos. Este corte se suele utilizar con cebolla, pimientos, zanahoria… Se suele usar como base para salsas, sofritos o guisos aunque sus aplicaciones son muchas y muy variadas.

Cuartos: Este tipo de corte no tiene mayor complicación que cortar la verdura en cruz, en cuatro partes. Se suele usar con los champiñones por ejemplo, con las zaharias o las alcachofas. Yo suelo hacer este corte cuando preparo las verduras a la plancha o a la parrilla o cuando las cocino al vapor.

Bastones: Este es el típico corte que hacemos cuando preparamos patatas fritas al estilo tradicional. Los bastones pueden ser más gruesos o más finos.

Panadera: Consiste en cortar la verdura u hortaliza en rodajas. Se suele usar más frecuentemente con patatas cuando se van a cocinar en el horno con una carne o un pescado o para hacer tortilla de patata. Se pueden hacer más gruesas o más finas, dependiendo el tipo de elaboración y el tiempo de cocinado. Su nombre se debe a que en Francia, los panaderos las hacían cuando terminaban de hacer sus panes, con el calor residual, y les daban esa forma con el corte.

Láminas: El corte en láminas se suele hacer cuando queremos hacer chips y se pueden hacer con un rallador, con un pelador o con un robot de cocina. Se suele utilizar con todo tipo de verdura; patatas, calabacines, zanahorias…luego solo habrá que freírlas hasta que queden bien crujientes.

Torneado: Este corte se utiliza para dar a las verduras forma ovalada. Para ello se corta primero en forma rectangular y se redondean las aristas, Disculpadme porque no tengo imágenes de este tipo de corte.

Espero que esta primera parte del curso básico de cocina os haya sido útil y podáis incluir los conocimientos adquiridos en el día a día en vuestras cocinas. En la siguiente parte aprenderemos cosas sobre la cocción de los alimentos así como otros datos importantes para convertirnos en grandes cocineros.

Mira la receta paso a paso aquí:

VISITA MIS REDES SOCIALES

YOUTUBEhttps://www.youtube.com/channel/UC0b1Weox0l-1vdSiX-KSRqQ

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/bien_rico_sm/

FACEBOOK: https://www.facebook.com/BienRicoOficial/

¡SUSCRÍBETE! ES GRATIS

Añadir comentario