Bien Rico

Enamórate De La Técnica Para COCER HUEVOS Con Este Sencillo Tutorial

Sí, lo sé, no estoy inventando la pólvora hoy aquí con esta publicación pero lo que sí es cierto es que os voy a contar alguna cosilla que estoy segura que desconocéis sobre la cocción de los huevos. Veamos esta información.

Me gustaría empezar hablando sobre la numeración que aparece grabada en la cáscara de los huevos porque nos da información de gran valor que es importante tener en cuenta. Como es obvio, el resultado de nuestras recetas con huevo, tanto si es cocido, como frito o escalfado, depende en gran medida, del tipo de huevo que usemos. Como comprenderéis , no tiene la misma calidad un huevo de una gallina encerrada en una jaula que no puede moverse que con los de una gallina que vive al aire libre y come productos de calidad.

Pero seguro que muchos os estáis preguntando cómo saber diferenciar entre los huevos de unas gallinas y otros. Pues es bien sencillo. Si os fijáis, en los huevos viene impresa una numeración, por lo general, en color rojo. Y de esa numeración, nos tenemos que fijar en el primer número. 

Si el primer número es un 3, significa que ese huevo ha sido puesto por una gallina que vive en una jaula, con iluminación artificial y que esa gallina como esencialmente pienso y no se puede mover por su cubículo.

Si el primer número es un 2, significa que esa gallina está en el suelo, con otras 8 gallinas en un metro cuadrado. Es decir, tienen más libertad de movimiento pero tampoco excesivo.

Si el primer número es un 1 entonces estamos hablando de gallinas camperas, gallinas que cuando están en interior viven en un metro cuadrado por cada 9 gallinas y que tienen acceso al aire libre.

Y si el primer número es 0, significa que esos huevos son ecológicos, estas gallinas tienen una vida muy similar a las gallinas camperas, pero en este caso, en interior viven 6 gallinas por metro cuadrado, tienen acceso al aire libre, una alimentación mejor y la inoculación de antibióticos está más controlada.

En definitiva, cuando vayamos a comprar, no os dejéis engañar por los rótulos que nos advierten de que esas gallinas han sido criadas en el suelo, porque se pueden estar refiriendo al número 2. Sí, los huevos ecológicos son más caros, pero la diferencia, desde mi punto de vista, merece mucho la pena, porque se nota en el sabor, y mucho.

Dicen que para que un huevo cocido esté perfecto la yema debe quedar en el centro, la clara perfectamente cocida, la cáscara no se debe romper durante la cocción, la yema perfectamente cocinada y no debe tener tonos grisáceos o verdosos. ¿Y cómo podemos conseguir todo esto? Pues con las instrucciones que te voy a dar a continuación:

  1. Lo primero que vamos a hacer es, con ayuda de un alfiler, vamos a hacer un agujero en la base del huevo. Con eso conseguiremos sacar el aire acumulado entre la cáscara y el huevo y así evitaremos que se rompa durante la cocción.
  2. Ahora vamos a poner abundante agua a calentar en un cazo, la suficiente como para que el huevo quede casi perfectamente cubierto. Lo ideal sería cocer el huevo a 69ºC para un resultado óptimo, pero lo cierto es que, en la mayoría de los casos, la gente no cuenta con termómetros de cocina que les ayude a controlar tanto la temperatura. Así que, lo que yo hago, es poner agua a hervir y cuando ya empiezan a salir burbujas grandes, bajo la intensidad de los fogones a casi la mitad. Para que os hagáis una idea, mis fogones van del 0-9. Los pongo al 9 hasta que el agua empieza a hervir y luego lo bajo al 6. En ese momento, con ayuda de una cuchara, introduzco el huevo en el agua y dejo que se cocine 10 minutos. 

Cierto es que, aunque se supone que el huevo perfecto tiene que quedar con la yema completamente cuajada pero la verdad es que a mi me gusta que quede un poquito más cremosita. Por eso dejo que se hagan 10 minutos. Si a ti te gusta que la yema quede cuajada por completo, deja que se cocinen 12 minutos.

  1. Si quieres conseguir que la yema quede centrada, la manera más fácil de lograrlo es utilizar una cuchara y dar vueltas al huevo en los 4 primeros minutos de la cocción con cierta frecuencia, más o menos 1 por minuto. Pero tampoco lo hagas con excesiva fuerza o el huevo se romperá.
  1. Para evitar que nuestro huevo se nos pase de cocción, lo ideal es ponerlo en un cuenco con hielo y agua fría para cortar la cocción una vez que ya lo hemos cocinado y dejarlo ahí dentro 1 minuto aproximadamente. Si el huevo se pasa de cocción es cuando suelen aparecer los tonos grisáceos y verdosos en la yema. Eso sucede bien porque se ha formado sulfuro de hierro ferroso o sulfuro de hierro férrico, pero tampoco te preocupes en exceso, no es peligroso para la salud, tan solo una cuestión estética.

Y así es como queda nuestro huevo cocido. Recordad que os dije que me gusta la yema cremosa, si queréis que quede cuajada completamente dejad que se haga 12 minutos en lugar de 10.

Os voy a mostrar también como se hacen otros tipos de huevos cocidos, concretamente, los huevos pasados por agua, un clásico de los desayunos pero que también tienen su téxnica y los huevos mollet, ideales como acompañamiento de platos principales como el pisto. 

Veamos cómo se hace un huevo pasado por agua para que quede perfecto: 

PASO #1: Pones agua a hervir en un cazo, la suficiente para que cubra casi por completo el huevo, aunque no necesariamente por completo, igual que con el huevo cocido. Pon el agua a calentar a temperatura alta y cuando empiece a hervir, con ayuda de una cuchara, introduce el huevo. Así evitaremos que el huevo caiga con fuerza en el agua y se rompa. En este caso el agujero en la base no es necesario puesto que al cocer tan poco tiempo no dará tiempo a que el huevo se expanda y se rompa.

PASO #2: Deja que el huevo se cocine durante 3 o 4 minutos. 3 minutos para los huevos S, 3 minutos y medio para los huevos M y 4 minutos para los huevos L.

PASO #3: Transcurrido el tiempo de cocción, coloca el huevo en cuenco con agia fría y hielo para cortar la cocción. Déjalo ahí medio minuto y ponlo en una huevera (si tienes, yo no tengo). Rompe la cáscara con una cuchara y cómetelo con un poco de sal. También puedes añadir jamón o chorizo si quieres que queden bien sabrosos.

Para los huevos mollet, unos huevos en los que la clara queda perfectamente cocinada y la yema líquida pero más hechos que los huevos pasados por agua y que son ideales para acompañar platos como el pisto o la piperrada. En casa los usamos mucho, estos o los huevos poché, que os dejo el enlace a esta receta aquí.

PASO #1: Pon agua a hervir en un cazo igual que hicimos con los huevos anteriores y cuando ya rompa a hervir, añade el huevo con ayuda de una cuchara. Deja que se cocine 4 minutos si el huevo es tamaño S, 4 minutos y medio si es tamaño M y 5 minutos si es tamaño L.

PASO #2: Transcurrido el tiempo de cocción, coloca el huevo en agua fría con hielo durante 1 minuto aproximadamente para cortar la cocción. Luego pélalo con mucho cuidado para que el huevo no se rompa.

¿Ves cómo quedan? Una pasada. Estos huevos a mi me encantan, la yema queda super cremosa. Que los disfruteis. Espero que esta información os sea útil y que los huevos os queden siempre perfectos.

VISITA MIS REDES SOCIALES

YOUTUBEhttps://www.youtube.com/channel/UC0b1Weox0l-1vdSiX-KSRqQ

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/bien_rico_sm/

FACEBOOK: https://www.facebook.com/BienRicoOficial/

¡SUSCRÍBETE! ES GRATIS

Añadir comentario