Bien Rico

No Te Arrepentirás, Haz Tu Propia Salsa De Tomate

La salsa de tomate casera no tiene nada que ver con la de compra, eso lo sabemos todos los que hemos probado esa salsa que hacían nuestras abuelas o nuestras madres, da igual para acompañar qué porque siempre que las usaban todo estaba delicioso. Saber cómo se hace esta receta a mi me parece imprescindible si queremos llevar nuestras recetas al siguiente nivel y aquí os dejo la mía, la que hago todos los años cuando tengo que aprovechar los tomates de la huerta. Que la disfrutéis.

Ingredientes: 

  • 1 kg de tomate natural maduro picado
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • ¼ de cucharadita de sal
  • ¼ de cucharadita de azúcar
  • 2 cucharadas de aceite
  • Una pizca de sal gruesa
  • 75 g de pimiento verde picado (opcional)
  • 75 g de pimiento rojo picado (opcional)
  • 2 pimientos serranos (opcional)

Elaboración:

PASO #1: Pon aceite en una sartén amplia y añade la cebolla picada, el pimiento rojo y el pimiento verde, si has decidido usarlos. Añade un poco de sal gruesa para ayudar a que las verduras se pochen mejor y deja que se cocine todo junto a fuego medio hasta que estén bien blanditas. Si has decidido usar pimiento serrano, échaselo también. ;mucho cuidado, el pimiento serrano es bastante picante así que échale con moderación.

PASO #2: Cuando la verdura ya esté bien blandita, añade el tomate picado. Añade también azúcar para corregir la acidez y añade más sal para ayudar a que el tomate se cocine bien. Deja que se haga todo junto hasta que el tomate esté bien blandito, unos 5 minutos más.

PASO #3: Cuando las verduras ya estén todas bien cocinadas tritura la mezcla con la batidora hasta que esté bien finita. Si quieres que no quede ni un solo grumo, pasa la mezcla por un colador de metal o por una malla de tela pero si prefieres que quede más gruesito, déjalo tal cual. A mi me gusta el tomate más rústico, más grumoso e incluso con tropezones de tomate así que por eso he decidido no pasarlo por el colador.

A continuación te muestro algunas recetas con las que puedes usar este tomate casero. Aquí te dejo las ideas y en el cajetín de la descripción te dejo los enlaces a las recetas completas para que escojas las que más te gusten:

LASAÑA DE EMERGENCIA

Esta receta es muy sencilla, es una lasaña que no lleva pasta pero que está buenísima. Lleva entre sus ingredientes tomate frito y si se lo echáis del casero os aseguro que la receta estará todavía más buena. No dudes en probarlo porque te encantará.

POLLO MASALA

Otra receta con la que podéis usar este tomate frito es el pollo masala, una receta internacional que te va a sorprender lo buenísima que está y con tomate casero, todavía mejor. No dudes en probarla porque te va a encantar.

CALABACINES RELLENOS

Y por último, calabacines rellenos de queso de cabra y pollo, una receta muy diferente de calabacines rellenos que seguro que no te va a dejar indiferente. La combinación de sabores es espectacular y estoy segura de que te va a encantar. Super fácil y buenísima, ideal para cualquier celebración.

También me gustaría compartir con vosotros cómo hago conservas de esta salsa para tener salsa de tomate casera todo el año. Suelo hacerla al final del verano, cuando mi huerta está hasta los topes de tomate fresco, muy sabroso. Así me aseguro de disfrutar del intenso sabor del tomate de verano durante todo el año. Una pasada. Así es como lo hago.

PASO #1: Lo primero sería ir guardando botes de conserva durante todo el año para tener los suficientes para embotar. Es importante que los botes cierren bien, que la tapa no esté dañada.

PASO #2: Esteriliza los botes. Para ello, pon agua a hervir en una olla grande y sumerge los botes y las tapas. Procura que queden bien cubiertos de agua. Deja que hiervan 30 minutos y cuando ya hayan pasado los 30 minutos, retira el agua, No pongas los botes bajo el chorro del agua fría o estallarán. Deja que se enfríen sobre un trapo para que absorba el agua.

PASO #3: Cuando los botes ya se hayan secado, rellénalo con la salsa tanto como puedas pero deja un poco de espacio en la parte superior. Luego cubre la parte de arriba con aceite que funcionará como conservante y cierra los botes bien. Procura que queden muy bien cerrados o la conserva se estropeará. Ahora coloca los botes en una olla amplia y cúbrelos con abundante agua. Deben quedar cubiertos por completo, totalmente sumergidos y en posición vertical por ello es importante que los botes que seleccionemos para embotar no sean demasiado altos.

PASO #4: Si queda mucho espacio entre los botes, coloca un trapo para que no choquen entre ellos y se rompan.

PASO #5: Calienta el agua hasta que hierva y luego deja que se cocinen durante 30 minutos para que se haga el vacío. Transcurridos los 30 minutos, retira el agua pero de nuevo, no pongas los tarros bajo el agua fría o el contraste de temperatura hará que los botes se rompan.

PASO #6: Sácalos del agua y colócalos sobre un paño boca abajo. Deja que reposen así al menos 24 horas y luego ya podrás almacenarlos en tu alacena. Si puedes, haz unas etiquetas que indiquen en qué fecha lo embotaste. Se conservará en perfectas condiciones durante un año aproximadamente. A partir de esa fecha es probable que el tomate ya no esté tan sabroso.

Mira la receta paso a paso aquí:

VISITA MIS REDES SOCIALES

YOUTUBEhttps://www.youtube.com/channel/UC0b1Weox0l-1vdSiX-KSRqQ

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/bien_rico_sm/

FACEBOOK: https://www.facebook.com/BienRicoOficial/

¡SUSCRÍBETE! ES GRATIS

Añadir comentario