Bien Rico

Receta Fácil De Muslos A La Coca Cola – Receta De La Abuela

Hay recetas y combinaciones que resultan sorprendentes una vez que las comes, que nunca te habrías imaginado un resultado tan bueno con semejantes ingredientes. Y es lo que me ha pasado a mi con esta receta, que dicho sea de paso, es super fácil de hacer. El caso es que está super rica, que tiene una salsita super cremosa, insisto, súper cremosa y con un sabor intenso pero suave al mismo tiempo. Tampoco sabe a coca cola, podéis estar tranquilos si eso os preocupaba. Sabe dulcecita pero no en exceso, excelente, para mi gusta. Sin duda, os la recomiendo.

Ingredientes:

  • 6 muslos de pollo
  • 33 cl de Coca Cola (1 lata)
  • 50 g de ketchup
  • 50 g de sopa de cebolla deshidratada
  • Aceite vegetal
  • Pimienta negra
  • Sal

Elaboración:

PASO #1: Limpia los jamoncitos de pollo de las plumas que puedan tener. Luego añade sal y pimienta por todos los lados.

PASO #2: Pon un chorro de aceite en una sartén y cocina los muslos de pollo por todos los lados. Loso vamos a sellar bien para que los jugos del pollo queden en el interior de la carne y queden secos. Por eso es importante hacerlo a fuego fuerte. Además, taparemos para ayudar a que se cocinen mejor por dentro dado que esta receta es super rápida y el pollo necesita tiempo para cocinarse, especialmente los muslos, que son gruesitos.

PASO #3: Cuando ya estén bien sellados, es decir, cuando estén bien dorados por todos los lados, baja el fuego a media intensidad y añade el ketchup. Añade ahora la sopa de cebolla deshidratada. Remueve bien para que se mezcle todo, al menos parcialmente y añade la coca cola.

PASO #4: Tapa y cocina durante unos 15 minutos o hasta que la salsa se haya espesado. Yo lo he cocinado a fuego medio, para que os hagáis una idea mis fogones van del 0-9 y yo lo he puesto al 6. En mi caso ha tardado 15 minutos en espesarse y tomar esta textura. La salsa queda melosita, espesita, dulce pero no en exceso, ideal para mojar pan sin parar.

A mi me gusta acompañar este pollo bien sea con unas patatas de microondas, de las que taaaaaaantas y tantas veces os he hablado. Ya que esta receta lleva exceso de azúcar, por lo menos rebajo la ingesta de calorías en el acompañamiento. Por eso esta receta es la mejor. Os dejo la receta a estas patatas en el cajetín de la descripción, probadla.s porque están buenísimas y quedan como una especie de patatas asadas con una textura muy buena, a mi sin duda, me encantan y os las recomiendo aunque también podéis acompañar el pollo con unas patatas asadas al estilo inglés que quedan absolutamente espectaculares.

Pero esta no es la única receta de pollo con una combinación de sabores peculiar pero con un resultado excelente. Una de mis favoritas y que hago con mayor frecuencia para comer en casa es el pollo a la cerveza, sí como lo habéis oído, a la cerveza. Y no, no os asustéis, en realidad no sabe a cerveza, para nada. Sale una salsita dulce y sabrosa gracias a otros ingredientes que lleva esta receta, sin duda, uno de mis guisos de pollo favoritos, pero con diferencia. Os dejo la receta y os invito a que la probéis.

Ingredientes:

  • 4 muslos de pollo con contramuslo
  • 2 cebollas
  • 4 manzanas tipo golden o cualquier otra clase que sea bien dulce
  • 400 ml de cerveza rubia
  • Pimienta negra
  • Harina
  • Aceite vegetal
  • Sal

Elaboración:

PASO #1: Limpia el pollo de plumas, si es que las tiene. Después échale sal al gusto por todos los lados y pásalos por harina, sacúdelos un poco para eliminar el exceso y reserva.

PASO #2: Pela la cebolla y pícala en juliana. Pela y pica las manzanas a tu  gusto, en trozos más bien medianmos.

PASO #3: Coloca un chorro de aceite en una olla y sella el pollo, es decir, lo vamos a cocinar por los dos lados igual que hicimos en la receta anterior hasta que se dore y se selle, para que luego quede muy jugoso. Este paso es esencial con cualquier guiso de carne, sellar la carne es imprescindible si queremos que nuestra carne no pierda los jugos durante la cocción y que luego nos quede seca. Cuando esté listo, sácalo del aceite y resérvalo.

PASO #4: Aprovecha el aceite donde cocinaste el pollo y cocina ahora la cebolla a fuego medio. Añade sal, lo que pretendemos es que la cebolla quede muy blandita, no vamos a hacer que se caramelice, porque no es eso lo que perseguimos, pero sí que quede con una textura similar a que adquiere cuando la caramelizamos. Por cierto, si queréis aprender cómo se hace la verdadera cebolla caramelizada, la que se carameliza con su propia azúcar, no dudéis en ver el vídeo que os he dejado aquí abajo, en el cajetín de la descripción.

PASO #5: Cuando la cebolla esté ya blandita, añade de nuevo el pollo que tenías sellado y reservado y la manzana picada. Remueve bien, deja que se saltee todo junto un poco y añade la cerveza. Deja que se cocine todo junto hasta que la salsa se reduzca y se espese. Si te gusta más líquida, tendrás que dejarlo menos tiempo y si te gusta más espesita, deja que se cocine por más tiempo. Yo lo he cocinado durante unos 40 minutos a fuego suave porque me gusta la salsa espesita e intensa de sabor. Si lo cocináis de un día para otro, estará más buena todavía. Que la disfrutéis.

Mira la receta paso a paso aquí:

VISITA MIS REDES SOCIALES

YOUTUBEhttps://www.youtube.com/channel/UC0b1Weox0l-1vdSiX-KSRqQ

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/bien_rico_sm/

FACEBOOK: https://www.facebook.com/BienRicoOficial/

¡SUSCRÍBETE! ES GRATIS

Añadir comentario