Bien Rico

Truco Para Limpiar El Vidrio Espejado Del Horno Sin Tallar, Ni Maltratarlo

Hoy os voy a enseñar el método que utilizo yo para limpiar mi horno, tanto por fuera como por dentro. No es que sea un método especial o milagroso, pero lo cierto es que el horno queda reluciente,  casi como nuevo así que os contaré paso a paso cómo lo hago.  Además os dejaré también otros consejos para limpiar otras partes de la casa que también son sencillos y efectivos.  Espero que lo disfrutéis.

El mejor consejo que os puedo dar cuando se trata de la limpieza del horno es que lo limpiéis bien después de cada uso así evitaremos que se acumule demasiada suciedad y que luego nos cuesta demasiado desincrustar.  Yo lo que suelo hacer una vez que he terminado de utilizar el horno es pulverizarlo con un desengrasante bien potente, personalmente uso kh7 pero podéis utilizar otro que prefiráis o que os guste más. Lo dejo reposar toda la noche o al menos 8 horas. Luego ya, lo limpio con ayuda de un paño de microfibra. Si veo que queda suciedad incrustada, utilizo ya un estropajo jabonoso para retirar lo que ha quedado pegado y repito el proceso con el kh7.

Ahora os mostraré lo que hago para limpiar la suciedad más incrustada en la bandeja del horno.  Por mucho que intentemos mantener limpio siempre el horno, lo cierto es que la bandeja a veces resulta casi imposible porque con cualquier elaboración, cuando se sale un poco de salsa o de queso se queda pegado y luego resulta prácticamente imposible desincrustarlo con un estropajo a la manera convencional.

En ese caso lo que hago es bien sencillo, añado bicarbonato y vinagre y lo dejo reposar unos minutos o toda la noche si la suciedad está muy incrustada.  Como veis, empiezan a salir burbujas pero no os preocupéis, es una reacción química completamente normal. En mi caso esta  suciedad viene de queso que se derramó y se quemó durante el horneado así que estás bastante pegado y resulta bastante difícil de quitar.  Lo ideal sería dejarlo reposar toda la noche pero como yo os estoy grabando el vídeo, lo he dejado reposar tan solo una hora que era el tiempo que tenía disponible para grabar este vídeo.  Aún así, si la suciedad está muy incrustada, puede ser que no se limpio fácilmente aún dejándolo reposar toda la noche.

Una vez que ya hemos dejado reposar la mezcla vamos a frotar con un estropajo viejo intentando quitar tanta suciedad como sea posible.  En mi caso está bastante incrustada así que tendré que utilizar un truco más intenso.  Yo lo que suelo hacer para quitar lo que está demasiado pegado es utilizar una rasqueta de las de limpiar la vitrocerámica.  Frota bien pero con precaución de no hacerlo demasiado fuerte para evitarte levantar la pintura de la bandeja del horno.  Una vez que ya he quitado toda la suciedad pegada, la aclaro bien  poniéndola bajo del agua.  Luego paso una bayeta limpia y compruebo que no haya quedado nada de suciedad o de restos de bicarbonato y aclaro tantas veces como sea necesario.

Y lista. Como veis, ha quedado impecable.  Sí que ha quedado alguna manchita por ahí pero la conseguiré quitar este fin de semana cuando repita el truco y lo deje reposar toda la noche.

Ahora vamos a limpiar los cristales del horno que quizás sea una de las partes más complicadas puesto que es fácil que quede la grasa bastante incrustada y que luego, al limpiarlo, lo único que hagamos sea esparcirlo.  En mi caso el cristal no está muy sucio porque yo realizo limpieza del horno cada vez que lo utilizo, pero el procedimiento es exactamente igual.  Espolvoreamos con bicarbonato de sodio por toda la superficie y luego añadimos vinagre de limpieza.  Empezará a burbujear pero como ya os dije antes no os asustéis porque es completamente normal.  Con este método además conseguiremos que el cristal quede completamente limpio pero no rayado, se trata de utilizar un método que no sea agresivo.  Lo vamos a dejar reposar dependiendo de la dureza de nuestra suciedad.  En mi caso lo he dejado reposar solo una hora.  Pero si en tu caso la suciedad está muy incrustada, deja reposar la mezcla durante toda la noche o durante 8 horas seguidas.

Transcurrido el tiempo de reposo vamos a limpiar la superficie con una bayeta de microfibra.  Aclara tantas veces como sea necesario hasta eliminar todo el bicarbonato de sodio de la superficie.  Ten cuidado porque se suele meter por los huecos.  Y una vez que ya lo hemos aclarado por completo vamos a limpiar de nuevo la superficie esta vez con alcohol de limpieza convencional o si no tenéis con el de 96º.  Echamos un buen chorro y limpiamos bien con papel de cocina. Al principio  parece que queda sucio pero eso es porque el alcohol todavía está húmedo.  Utiliza otro papel de cocina para terminar de secarlo.

Ahora vamos a limpiar el interior de los cristales.  Para ello tendremos que retirar la tapita que tenemos en la parte superior y retirar el cristal.  Disculpadme porque mi horno se cierra todo el rato y grabar esto con el móvil en una mano y a la vez, coger el cristal resulta muy complicado así que me vais a permitir que apague la cámara un segundo y retire el cristal con seguridad. He colocado el cristal encima de la bandeja del horno.  Si tu cristal está muy sucio tendrás que hacer el mismo truco que utilizamos con el bicarbonato de sodio.  Como en mi caso está bastante limpio,  me voy a limitar a hacer el segundo paso del truco anterior.  Es decir, voy a  echar un chorrito de alcohol de limpieza y lo voy a limpiar con un papel de cocina.  Luego lo voy a secar con un papel limpio.

 Y lo mismo por el otro lado,  repetiremos exactamente los mismos pasos.

Y ahora vamos a limpiar el cristal de la puerta del horno también con alcohol de limpieza.  De nuevo frotaremos bien con un papel de cocina y luego retiraremos la humedad con un papel de cocina limpio. Disculpadme porque igual que sucedía antes la puerta se me cierra todo el rato y no soy capaz de grabar haciendo la limpieza al mismo tiempo así que echamos un chorrito de alcohol, esparcimos bien y hacemos lo mismo.  Tengo que parar de grabar porque es prácticamente imposible hacerlo.  Y luego lo secamos bien con un papel de cocina limpio.

Y finalmente, limpiamos la parte exterior del horno de la misma manera, con el alcohol de limpieza y un papel  de cocina y lo secamos con otro papel de cocina limpio. Y listo. 

Por otro lado, me gustaría darte un consejo final y es que siempre que termines de cocinar con el horno dejes la puerta abierta para evitar que se acumule más suciedad a causa del vapor de agua que queda en el interior.  Recuerda, nada más terminar de utilizarlo y cuando se haya enfriado un poco, añade el desengrasante y luego límpialo con una bayeta de microfibra.

OTROS VÍDEOS DE LIMPIEZA

Limpiar la lavadora

Limpiar las tuberías para que no despidan mal olor

lavar los trapos cuando huelen mal, especialmente los de microfibra

limpiar las sartenes quemadas

Mira el paso a paso aquí:

https://www.youtube.com/watch?v=f23JSkqKU2g

VISITA MIS REDES SOCIALES

YOUTUBEhttps://www.youtube.com/channel/UC0b1Weox0l-1vdSiX-KSRqQ

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/bien_rico_sm/

FACEBOOK: https://www.facebook.com/BienRicoOficial/

¡SUSCRÍBETE! ES GRATIS